Cómo dejar de fumar con hipnosis

La hipnosis se caracteriza por la sugestión del cerebro. Según los expertos el 80% de los pacientes que han probado la hipnosis para dejar de fumar han tenido unos resultados positivos.

Si no te ves capaz de dejar de fumar por otros medios, puedes optar por acudir a un especialista y comprobar si las sesiones te ayudan.

No todas las personas pueden estar bajo los efectos de esta técnica por un especialista. La creencia en ello y la confianza en la persona que la está realizando son muy grandes. Si un paciente considera que lo que le van a realizar es una pantomima, la sesión no servirá para nada.

La hipnosis se considera la forma más natural para dejar el tabaco y es que se trabaja con la mente y no se introduce en el cuerpo ninguna otra sustancia como en el caso de los chicles con nicotina.

Instrucciones para dejar de fumar con hipnosis

  1. Del mismo modo que una sesión de hipnosis sin el objetivo de dejar de fumar, el profesional tendrá que hacer una prueba con su paciente para saber si se deja sugestionar.
  2. Entre el mundo de la hipnosis se habla de dos tipos de técnicas: la adquirida, en la que a uno le han enseñado; y la natural, que se considera un don porque nadie le ha enseñado.
  3. Diván. Una vez te has decidido por un profesional, el puede ir a tu casa o tu a su consulta. El espacio de esta será propenso para que te relajes. Habrá un sofá en el que hará que te tumbes o sientes para comenzar la sesión.
  4. El especialista podrá hacerte algunas preguntas para que te concentres y vayas entrando en la sesión y al final contara hasta tres para que caigas en un profundo sueño.
  5. Sueño. Cuando ya hayas caído en ese sueño su trabajo ha empezado. A partir de ese momento el será el dueño de tu mente e intentara sugestionarte. Intentara meterte en la cabeza la idea de que no necesitas fumar e incluso hará que te produzca mucho asco.
  6. El experto tratará de que al final de las sesiones el paciente no sienta ningún tipo de sentimiento hacia el tabaco, y para hacerle creer que siente asco o repulsión hacia él y que, por supuesto, no se quiere fumar ni un solo cigarro más, el profesional llevará siempre un paquete a sus sesiones, con el que jugará delante del paciente para hacerle ver que no lo necesita.
  7. Adiós miedo. El objetivo es que el paciente no sienta siquiera miedo al tabaco, porque esa emoción es consecuencia de que todavía le apetece fumar. Cuando el experto haya terminado, el paciente no tiene que sentir ninguna emoción y si todo ha salido bien, al acabar las sesiones se habrá olvidado de fumar.
  8. Trabajo en casa. Todo no se llevará a cabo en las sesiones del profesional, el paciente tendrá que poner de su parte cuando no esté en consulta. Es probable que el especialista le pida que haga una serie de ejercicios, como tener el cigarro en sus manos durante un tiempo pero sin llegar a fumar, para que así lo que se trabaje en consulta lleve un trabajo respaldado detrás y todo funcione mucho mejor.

Algunos Buenos consejos para dejar de fumar con la hipnosis

  • Boca-oreja. Hay muchos profesionales que realizan esta practica, para elegir cual lo mejor es escuchar a alguien que lo haya probado y conocer su experiencia. Si no conoces a nadie entonces lee los comentarios de los pacientes en internet.
  • Sugestión. No vayas con una idea preconcebida de lo que pueda hacerte el experto. Si vas pensando que no te va a conseguir sugestionar, no vayas a la consulta, perderás tiempo y dinero. Ve con la mente abierta y puede que dejes tu adicción al tabaco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *